Algoritmos en los surcos

En el marco del tercer ciclo de charlas-debate sobre prospectiva tecnológica que organizan el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el INTAL-BID, se llevó a cabo en Buenos Aires el seminario Los algoritmos al servicio del agro, que permitió reunir a funcionarios, empresarios e investigadores para discutir el futuro de la Inteligencia Artificial (IA) para el sector en la Argentina. A lo largo de la actividad, distintos expertos locales abordaron las implicancias t

10 septiembre 2018 |

En esta oportunidad, participó el especialista internacional Kevin LaGrandeur, investigador del Instituto de Etica y Tecnologías Emergentes (IEET), docente del New York Institute of Technolgy (NYIT), y coautor del libro Surviving the machine age: intelligent technology and the transformation of human work.

La apertura del seminario estuvo a cargo de Héctor Espina, director Nacional del INTA, y Gustavo Beliz, director del INTAL-BID. Por su parte, Espina destacó la importancia de "recrear espacios para reflexionar sobre el futuro", y agregó que "estamos pasando de una agricultura intensiva en agroquímicos hacia una intensiva en conocimiento, mediante el uso de una gran cantidad de datos que se transforma en información".

Según el funcionario, "el desafío es que las telecomunicaciones lleguen al campo para aplicar tecnología en el agro". Antes, comparó: "la robotización era mecanización, mientras que ahora, con la IA, empiezan a surgir procesos de razonamiento que transforman no sólo las actividades productivas sino también el mundo laboral". 

En concordancia, Beliz aseguró que ""estamos poniendo énfasis en el salto tecnológico exponencial y los cambios disruptivos, porque creemos que ambos son una oportunidad enorme para diversificar la matriz productiva local y porque, también, corremos el riesgo de quedar rezagados en los avances tecnológicos. No es un tema del futuro, es algo que ya está ocurriendo"".

Estado activo

En el actual escenario de transformación, destacó tres conceptos. En primer lugar, resaltó la necesidad de tener Estados y gobiernos activos, que desde la política pública se propongan establecer ventajas de innovación para los distintos sectores de sus economías, ya que "los procesos de automatización no se resuelven con derrames". 

Al respecto, afirmó que América latina "necesita desarrollar una estrategia regional de IA". En segundo término, se refirió a la dimensión ética de la IA. "Si pensamos en la irrupción de máquinas que perciben y son capaces de autoaprender, no podemos dejar de lado lo ético; es preciso regular y establecer marcos apropiados para esta cuestión clave"", agregó. 

Por último, abordó el impacto de las nuevas tecnologías en el futuro del trabajo y la sociedad, que implica pensar "en qué medida la irrupción de una tecnología novedosa puede generar, destruir o reemplazar empleo"; a su entender, se trata de "un aspecto tridimensional, porque van a ocurrir estas tres cosas".

Y concluyó: "No hay sector de nuestras vidas que hoy no esté atravesado por la IA".

El impacto

El seminario comenzó con la conferencia magistral de LaGrandeur, quien brindó un panorama de la situación mundial en cuanto a la adopción de IA y robótica, que "crece rápidamente porque trae beneficios para la industria en eficiencia, productividad y reducción de costos". 

Entre 2016 y 2018, por ejemplo, el uso de robots en el sector manufacturero creció, en promedio, al 15 por ciento anual. Y si bien los procesos de automatización están presentes desde hace varias décadas, los robots actuales -más flexibles y que incorporan los avances de la IA- pueden sustituir trabajo humano.

Lejos de una visión pesimista, el especialista planteó para el largo plazo un escenario laboral en el cual habrá una mayor interacción entre los hombres y las máquinas en el espacio laboral, al tiempo que se crearán nuevas categorías de empleos que hoy no podemos imaginar.

"Estos nuevos trabajos, con una mayor integración de tecnología, potenciarán las capacidades humanas", señaló. Sin embargo, según La Grandeur, el desafío clave se plantea para el corto plazo.

"¿Qué podemos hacer como sociedad para los trabajadores que son reemplazados por máquinas? En particular, para los trabajadores que realizan tareas manuales y repetitivas, quienes están más en riesgo de ser reemplazados", reflexionó. 

En especial, se trata de mitigar el impacto de la automatización en el mercado de trabajo. De acuerdo con el especialista, los líderes sociales y los gobiernos deben comenzar a buscar soluciones posibles para el desplazamiento laboral. Algunas medidas deberían ser, por caso, capacitar a la gente para "que pueda tener mejores trabajos". 

Es decir, educar para la realización de aquellos empleos y tareas que son difíciles de automatizar, como los relacionados con las "habilidades blandas" o la gestión, y brindar reentrenamiento para el trabajo colaborativo con las máquinas inteligentes. 

Otra medida, consideró LaGrandeur, es acortar la semana laboral a seis horas de trabajo por día, lo que permitiría aumentar la demanda laboral, y aunque afectaría los costos, esto sería compensado "ya que la gente es más productiva de esa manera". 

Por último, también mencionó la posibilidad de explorar la aplicación de un Ingreso Básico Universal, financiado por ejemplo por un impuesto a los robots, como propuso el fundador de Microsoft, Bill Gates. "El desafío es tremendo: necesitamos actuar globalmente, porque se trata de un problema global", sostuvo. 

El autor también abordó algunos dilemas éticos que plantea la IA, vinculados con la seguridad -"porque algunas innovaciones que funcionan en animales no siempre funcionan en las personas"- y privacidad -"porque algunos dispositivos permitirán tener acceso al cerebro de las personas"", advirtió-.

Otros desafíos se relacionan con quién se hará responsable por los errores que pueda cometer la IA (como los vehículos autónomos o dispositivos médicos inteligentes); quién resultará beneficiado por la IA; qué código de ética se usará para regular la IA; en qué medida los trabajadores podrán negarse a utilizar implantes tecnológicos para trabajar, y qué peligros puede traer, eventualmente, la implantación de esos dispositivos.

 

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.agroenpanama.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.agroenpanama.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.