Resaltan importancia en el monitoreo del cultivo de arroz en Escuelas de Campo

La importancia del monitoreo en el cultivo de arroz, como un factor determinante para abaratar sus costos de producción, fue el punto principal de una jornada de aprendizaje en la Escuela de Campo (ECA), que se desarrolló en la finca El Guarapo en la comunidad de El Anón, en el distrito de Santiago, provincia de Veraguas

05 agosto 2021 |

La importancia del monitoreo en el cultivo de arroz, como un factor determinante para abaratar sus costos de producción, fue el punto principal de una jornada de aprendizaje en la Escuela de Campo (ECA), que se desarrolló en la finca El Guarapo en la comunidad de El Anón, en el distrito de Santiago, provincia de Veraguas.

Esta iniciativa forma parte de un programa que adelanta el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), en conjunto con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), que gestionó la consecución del apoyo económico de la Unión Europea mediante el Programa EUROCLIMA+ y otros organismos, con la finalidad de aumentar la productividad, disminuyendo los costos de producción y también los gases de efecto invernadero en el cultivo de este grano.

El titular del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, Augusto Valderrama, asistió a esta jornada de capacitación, junto a su equipo de trabajo. Valderrama destacó las bondades de este proyecto y exhortó a los productores para que apoyen esta actividad, que abarata costos y ayuda al medio ambiente.

Agregó que los productores de arroz están creyendo en la educación, la transformación y en la capacitación y dando una muestra real de que están dispuesto a dar su cuota de sacrifico para que el sector arrocero siga avanzando, modernizándose y siendo más competitivo para generar más empleo y riqueza en este país.

Blanca Gómez, secretaria Técnica del Gabinete Agropecuario manifestó que este proyecto demuestra que el sector arrocero tiene futuro y que hoy gracias a una política diseñada por el presidente Laurentino Cortizo Cohen y dirigida por el ministro Valderrama se perfilan en llegar a 90 mil hectáreas sembradas de arroz, de las 72 mil hectáreas que se encontraron cuando llegaron al gobierno.

Puntualizó que en medio de la pandemia los productores han hecho un esfuerzo enorme lo que demuestra la confianza que tienen de seguir produciendo por el país. “Estamos dando pasos sumamente importante para lograr no solo la sostenibilidad de este rubro sino la permanencia de el en el tiempo y garantizar la autosuficiencia”.

En tanto el representante del Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola (IICA), Gerardo Escudero, señaló que en este país hay una política de gobierno, hay liderazgo, una visión y un presidente y un ministro con su equipo que están claramente velando por la producción.

Añadió que este es un proyecto que además de elevar productividad racionaliza el uso de los recursos especialmente de pesticidas, y que Panamá en cinco años será autosuficiente, estará en la frontera de decirle al mundo que se puede producir competitivamente, sin emitir gases de efecto invernadero.

En la actualidad, en Panamá existen 15 escuelas de campo que están en ejecución en las seis regionales arroceras del país, las cuales han creado técnicas recomendadas, para establecer una línea base en el desarrollo de las Normativas Apropiadas de Mitigación (NAMA), como un compromiso de país.

Una de ellas es la de El Anón, en Veraguas, en la que los productores están capacitándose con técnicas que promueven el aprendizaje por medio del método de aprender-haciendo, bajo el proyecto “Apoyo a la formulación de acciones apropiadas de mitigación en la agricultura centroamericana” del Programa EUROCLIMA+.

En las escuelas de campo desarrolladas por los técnicos del MIDA e IICA, como facilitador, se ha podido demostrar que por cada balboa invertido en producir arroz en una hectárea, antes solo se rescataban 6 centavos y, ahora, con estas nuevas prácticas y con este asocio público privado, se obtienen hasta 30 centavos de rentabilidad por quintal producido.

Además, que los costos de producción mejoran. Por ejemplo, una hectárea normal en secano tendría un costo promedio de 2,372.71 balboas y en riego de 2, 500,00 balboas; mientras que, con las enseñanzas de las ECA, se han podido reducir estos costos; por lo que, una hectárea en secano necesitaría 1,737.36 balboas para su producción, con una diferencia a favor de 634.95 balboas y para riego sería de 1,979.25, lo que representan 520.75 balboas de ahorro, en comparación a una normal.

En la reunión, le correspondió al ingeniero Faustino Camaño hablar sobre la “Importancia de los Monitoreo en el Cultivo de Arroz”.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.agroenpanama.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.agroenpanama.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.